20 junio 2008

Impromptu II

Índices por todas partes. Lo que (me) ocurre es un índice; la sapiencia de los sabios es un índice; el viento en la noche contra la montaña es un índice, ¿qué más se puede decir?
***
Lo arbitrario de llamar rosa a la rosa y hay niños que son torbellinos.
***
Ay, las palabras, tan agradecidas ellas, siempre dispuestas a la combinación.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

También es enigmática la dama del trapecio así como toda la serie sobre el Puig Campana.

Saludos a los dos

Luz

Prometeo dijo...

La dama del trapecio es una bella personita que pulula por ahí. Es encantadora y una artista.

Efectivamente hay muchas leyendas urbanas sobre el Puig. Cuente usted las que sepa que yo haré lo propio.

Saludos.

Mª Carmen Jerez Gaona dijo...

Precioso. Me ha encantado.
Besicos a la Dama y que siga colaborando :-)

Prometeo dijo...

La dama del trapecio ha decidido hoy que no quiere que sus textos aparezcan en el blog.

Saludos