20 junio 2008

Impromptu II

Índices por todas partes. Lo que (me) ocurre es un índice; la sapiencia de los sabios es un índice; el viento en la noche contra la montaña es un índice, ¿qué más se puede decir?
***
Lo arbitrario de llamar rosa a la rosa y hay niños que son torbellinos.
***
Ay, las palabras, tan agradecidas ellas, siempre dispuestas a la combinación.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

También es enigmática la dama del trapecio así como toda la serie sobre el Puig Campana.

Saludos a los dos

Luz

Prometeo dijo...

La dama del trapecio es una bella personita que pulula por ahí. Es encantadora y una artista.

Efectivamente hay muchas leyendas urbanas sobre el Puig. Cuente usted las que sepa que yo haré lo propio.

Saludos.

mcarmen dijo...

Precioso. Me ha encantado.
Besicos a la Dama y que siga colaborando :-)

Prometeo dijo...

La dama del trapecio ha decidido hoy que no quiere que sus textos aparezcan en el blog.

Saludos