01 julio 2008

Walt Whitman. In memoriam



Si ahondara el hombre,
si arribara hasta las consecuencias últimas,
¿qué de qué encontraría?
Si rascara el barniz de su cordura,
y mirara debajo de los filtros,
si curara las costras,
aliviando las llagas que supuran.
Si limpiara el cristal que lo divierte,
si llegara hasta el fondo,
¿qué cosas contaría?
Mira, se devana los sesos,
y cuando concluye está dormido,
o se extraña del punto al que ha llegado.
¿Qué dirán los de enfrente?
Reniego de las mentes tan preclaras
que se quedan al borde de sí mismos,
niños llorones, sin tiempo ni energía,
hiposos, lamentando.
¡Tú eres lo mejor que tienes!
¡Ah, las lágrimas, las lágrimas!
Desterrad de una vez los dogmatismos:
el dogmatismo de las religiones,
el dogmatismo de las ciencias nuevas,
de las ceñudas letras prisioneras,
de los descreimientos y las dudas.
¡Ah el hombre, el hombre!
Entretenido con fuegos de artificio.
¿Mayor de edad el hombre?
Le estimula más ser niño que llora.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

En un museo de París, hace ya algunos años, encontré un cuadro de ingentes dimensiones, todo pintado de negro y con unas palabras en blanco que decían:
"Morir c'est facile"
Es uno de esos museos de arte moderno que a Prometeo "tanto le gustan". Lo cierto es que yo prefiero el contemporáneo, pero de vez en vez, en mi curiosidad, encuentro perlas como este blanco sobre negro que me retumban dentro:
Morir es fácil...
Me quedé un tiempo, no sé cuánto, mirando ese cuadro. Quizá fue él el que miraba mi mirar y escuchaba el retumbarme. Es lo que tiene el arte...
Ciertamente morir es fácil. Desde aquel instante elegí lo difícil, porque lo fácil muchas veces es morir...
Ahora una pequeña foto de ese cuadro descasa en un corcho en mi habitación, y a veces, cuando NO "Reniego de las mentes tan preclaras
que se quedan al borde de sí mismos,
niños llorones, sin tiempo ni energía,
hiposos, lamentand", sonrío, solrío y elijo lo difícil, para poder renegar como reniega el poeta.
"¡Tú eres lo mejor que tienes!
¡Ah, las lágrimas, las lágrimas!"...
"Ah, el hombre, el hombre
detenido en fuegos de artificio..."
Y sigo mi camino.
Preciosa la memoria a los poetas grandes, los que retumban, los artistas.
Un abrazo Prometeo. Gracias por las palabras con arte, que son las únicas que así enlazadas, dicen algo importante de lo importante. Gracias.
Dama del Trapecio*

Prometeo dijo...

Habría que aportar la génesis de un texto para que quedara cabalmente explicado. Este escrito parte de las palabras de Agustín García Calvo y pretende ser un contrapunto a lo dicho por el poeta:

“Sólo de lo negado canta el hombre
sólo de lo perdido
sólo de la añoranza,
siempre de lo mismo”.

¿Y si...? digo yo


Besos, Dama del trapecio.

Gonzalo dijo...

Walt Withman, la sencilla grandeza del hombre sin hojas de hierba que lo cubran.
Gracias.

Un abrazo,
Gonzalo

Prometeo dijo...

Hola Gonzalo. Feliz domingo.

Un abrazo.

azpeitia dijo...

Buscas profundizar en la desnudez total del hombre, sin trapos sin himationes que lo cubran...al final la poesía desnuda sin adornos, sin volutas que la hacen ininteligible....enhorabuena por tu verso....azpeitia