19 octubre 2008

A-Foros II



Y prosiguió Bagatelas con la narración de los hechos:
Así fue, amigos, tras una vida de penurias por esos mares de Dios y después de arribar a todos los puertos y romper mil corazones; tras hollar una a una todas las rutas marítimas; después de décadas de fechorías he decidido... (tomó un trago de vino jumillano); he decidido... hacerme monje y retirarme al desierto. A falta de lugar más apropiado he elegido para mi retiro el desierto de Almería. Y quiero que ustedes vosotros sean los primeros en conocer tan importante noticia que marcará un antes y un después en mi vida. Como con cuchillo afilado de carnicero sajo en dos mi vida: una queda sepultada en el pasado y la otra empieza a dar sus primeros pasos. Y con un golpe certero y seco clavó con fuerza una navaja albaceteña en la madera de la mesa que crujió dolorida por el impacto.

Sonrisas cómplices brotaron de las caras de asombro y de sorpresa que pintaron el salón de alegres y coloridos acentos.

Pero aquí no queda la cosa; no. –prosiguió Bagatelas sin darse respiro- El asunto tiene estrambote. Después de ímprobas gestiones al más alto nivel he conseguido, (acérquense que de esto tengo prohibido hablar)… he conseguido que pronuncie los votos de novicio mi amado presidente José Luis Rodríguez, que deja el Gobierno a Sonsoles y a las niñas para retirarse él también al desierto a purgar sus muchos pecados junto a mi.

Un silencio impostado se adueño de El Corral de José Luis. La calima se disolvió en aplausos que terminaron por enternecer al novicio, Bagatelas, que a estas alturas y y a entregado reveló que su nuevo nombre sería fray plexiglás del eco sagrado, por su afición a las ventosidades. Y el de su amado presidente: fray simplicísima sonrisa (por razones obvias).

Los platos quedaron despejados y las copas yacían sin vida entre manteles sucios. Un murmullo recorrió el gentío como sunami: ¡Es él! Efectivamente, una sombra ágil avanzaba desde la puerta hasta el salón. Era Sarjoes, el amigo del alma de Bagatelas que también había decidido unirse al grupo para pasar sus últimos días en tan plácido y recoleto lugar, en las montañas de arena donde las tentaciones no encuentran asiento y el alma corre veloz al encuentro de su señor, entre bálsamos vaporosos, palabras que acarician los entresijos del espíritu, susurros angelicales, ecos misteriosos y visiones de otro mundo…


***

¿Quién se hace cargo de la cuenta? -preguntó una voz desde el fondo de la barra…

Por ahí anda Martes, contestó Mar-y juano pero dice que no lleva suelto.

No pasa nada, es amigo de la casa...

(Irys sonreía desde el umbral).

En recuerdo al foro Notetrago.com y a los foreros que lo hicimos (im) posible.