09 noviembre 2008

La flauta mágica


Cuerda...

Desde los albores de la vida aprendió a bailar al son de la música que le tocaban. Y hoy ya no era feliz.


Viento...

Un buen día acertó a pasar junto a un cañaveral y se fabricó una flauta. De la flauta salía un dulce sonido que embriagaba el valle con sus deleitosos ecos.


Y percusión...

Y tocó en la soledad su música al son de la cual otros muchos terminaron danzando.



7 comentarios:

Sela dijo...

Y fue feliz haciendo bailar a los demás... espero.
Besos.

Anónimo dijo...

Escueto, pero profundo.
Me resultan muy maduras tus palabras,Prometeo.

Comparto contigo en que la felicidad está dentro de nosotros mismos, en nuestro interior y que no depende para nada de circunstancias externas y mucho menos de cosas materiales.

Releo y me identifico de esta forma; con haber pasado muy tristemente por la primera, disfrutando actualmente del viento y esperando llegar algun buen día a la tercera.

Besos.

P.D:Preciosa melodía.

Prometeo dijo...

Hola anónimo y Sela.

Cuerda, viento y percusión son las tres familias de instrumentos que componen una orquesta. La flauta mágica es una metáfora de las múltiples influencias que recibimos a lo largo de la vida de los distintos ambientes que impactan en nosotros.

Lo cierto es que todos influimos y somos influidos por los demás, por lo que al final terminamos por formar parte de la sinfonía de sonidos que configuran la flauta mágica.

Es el rompecabezas de la vida, que unas veces parece jaula de grillos, otras feria de las vanidades, y en ocasiones también rudimentario sistema de comunicación -señales de humo-.

Annabel M. Z. dijo...

Puede ser una metáfora de alguien que busca independencia, se crea su propio espacio de expresión (un blog) que ofrece desinteresadamente y muchos disfrutan. :)

Besos.

Prometeo dijo...

Eso es lo bueno que cada quien puede montarse la película como mejor le parece.

La verdad es que es un buen invento esto de los blogs lo que pasa es que no sé si nos queda tiempo de leer muchas otras cosas y sin lectores mal lo tenemos los escritores, Annabel.

Besos

Anónimo dijo...

Es lo bueno y lo bonito, Prometeo y está claro que cada quien al leer un texo, lo vemos e interprtamos a través de nuestra propia identidad, supongo que por aquello de las reacciones imaginativas.

Besos.

azpeitia dijo...

Esa flauta mágica que todos desearíamos poseer,está en la melodía que has sumergido en la página, y que me lleva en sus alas...un abrazo muy fuerte de azpeitia