11 enero 2009

Decires





La vida no es ciencia exacta,
ni muerte, vereda incierta.
Si en cien años te levantas
échate a dormir la siesta.

Los caminos en el mar
son como vereda en río,
ni te puedes de él fiar
ni matar con ella el frío.

Saca a la mesa, Lucía,
caldo para escudillar,
pues las nieves de estos días
pretenden nos acabar.

Si hoy me ves un poco triste
no creas que voy vencido
lloro lágrimas añiles
por mi niña que se ha ido.

¿Piensas que las nubes pasan
sin dejar ninguna huella?
Míralas bien que te engañan,
se llevan la vía* con ellas.


* vía = vida.

7 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Me encantan estos "decires" con ese profundo sabor popular y entrañable, en el que se manifiestan sentimientos tan reconocibles... Saludos cordiales.

Jaz3000 dijo...

Puedo percibir una pérdida, o quizas es mi idea, la verdad es que no soy muy buena para adivinar de que tratan los poemas, pero me parecen hermosos de todas formas.

Muy lindo escrito, me gusta la cuarta estrofa en particular.

Un gran abrazo

alba* dijo...

¡Qué bonitoooo!

Marcela dijo...

Nada es seguro en la vida, ni ella, ni el frío, ni las lágrimas, y mucho menos el estar vencido.
Lindo.
Besos.

Annabel M. Z. dijo...

De tierra adentro, y de otro tiempo, parece que lleguen estos versos.

"Vengo de mi Extremadura
vengo de la Vera, vengo
de ponerle a mi caballo
de plata las herraduras,
vengo de la Vera, vengo"
que cantaba mi abuela.

lologuit dijo...

Cuando varios náufragos se dan señales, toman conciencia de no estar solos, cada uno en una isla, en un multiple archipiélago. Una humareda, una botella con un poema dentro, el rayo del sol con un trozo de espejo roto, o esta historia de los blogs que me tiene alucinado. Ánimos desde
venusyjanobriga

Prometeo dijo...

Muchas gracias, son muy amables.

Bienvenidos: Isabel, Jaz3000, lologuit.