15 enero 2009

El día después


Reconozco que me descuidé. Como el martes y 13 transcurrió sin pena ni gloria creí que lo peor había pasado ya sin caer en la cuenta de que también hay jueves de dolores. Y mira que lo está siendo. Y heme aquí apurando las agraces uvas de la ira y el cáliz de la amargura cuya sombra, como la del ciprés, es bien alargada.

Jueves y 15 de primeros de 2009. Aún resuenan los ¡feliz año! Un futuro cuajado de promesas se trabuca, en un plis plas, en un erial y hoy mi nombre es Jeremías.

Pero así es la vida. Cada reto es una oportunidad. Cada piedra, una margarita. Cada instante un milagro. Y tras cada milagro, una transfiguración. Incipit vita nova (Dante a Beatriz).

Ya estamos en el días después.

Por si las piedras hablaran.

5 comentarios:

alba* dijo...

Prometeo,la vida no deja de sorprendernos y no siempre estamos preparados para según que cosas. Me has recordado una frase de Castaneda al decir lo de que "cada reto es una oportunidad"

'Sólo como guerrero puede uno soportar el camino del conocimiento. Un guerrero no puede quejarse o lamentarse por nada. Su vida es un interminable desafío, y los desafíos no pueden ser bueno o malo. Los desafíos son simplemente desafíos'

No olvides en cualquier caso que detrás de las nubes siempre está el sol.

Un fortísimo abrazo

alba*

Prometeo dijo...

Hola alba*.

Es excelente esa frase y muy venida a cuento.

¿Cómo de difícil es ponerse en la piel de alguien que acaba, por ejemplo, de perder su empleo?

Apenas rozar ese brete surge, efectivamente, una salida airosa.

La vida o la muerte.

Gracias y saludos

Marcela dijo...

Para cuando uno reacciona, ya está en el día después. Todo momento ya es pasado. Eso, que es un castigo en los momentos felices, es una bendición en los malos...
La vida siempre nos sorprende, y eso suele ser una bendición...
Besos.

Prometeo dijo...

Así es.

Saludos Marcela.

Nieves dijo...

Hola, Prometeo.

A veces escribes de un modo que parece que no te costase nada lo de meterte en la piel de otro.

Tu escrito refleja muy bien la sociedad actual, y todo ello gracias a la ayuda inestimable de este (des)gobierno que tenemos.(Perdón me salió la vena política)

Saludos desde la tierra del sol.