30 mayo 2009

Amando el arte


Tras leer ciento y un tratados sobre el arte y la belleza; después de libar de todas las definiciones que hacen del imperio de los sentidos su máximo baluarte, he llegado a la conclusión final de que el arte es un pozo artesiano del que el artista extrae su valioso líquido y del que el agua no dejará de fluir como de manantial fecundo si se tienen en cuenta dos condiciones inexcusables, una la absoluta confianza del artista en sí mismo como surtidor permanente de retazos de vida aptos para conmover, estremecer, impresionar, sacudir; y dos, la convicción de que el artista no es más que el eco de otras voces lejanas y cercanas que expresa las resonancias del sentir y pensar de otros corazones y otras mentes afinados en una misma nota y que por lo tanto el violín sólo es el disparador de toda una sinfonía de voces y sones producidos por la gran orquesta del mundo.

Véase artista







La mujer en el arte

27 mayo 2009

La Champions de la cultura



Elecciones en la Unión Europea. Los políticos se emplean a fondo en la tarea de besar niños y jalear al BarÇa y al Manchester que están a punto de despejar la incógnita, no de las elecciones sino de la Champions.

¿Es el fenómeno actual del fútbol un cementerio para elefantes? ¿Un espectáculo de pan y circo para que no desemboque en sal y cisco? ¿Una escenificación similar a la de la política con su enardecimiento de las bajas pasiones? Lo cierto es que el fútbol y la política se alimentan mutuamente y hoy se darán, una vez más, la mano. Gritarán, ¡gol, gol, gol! y algunos creerán haber ganado las elecciones. El gran teatro del mundo.

¿Qué tal quedaría una final de la cultura? ¿Sería considerada una actividad políticamente correcta?

La actualidad y sus intríngulis; la política y sus triquiñuelas, donde el ser humano se tambalea y parece regresar a sus orígenes.

Robinsón no gritará hoy gol.



24 mayo 2009

Memorias de sueños



Solía sentarme al teclado del ordenador bajo los sones de una música apropiada a cada caso: barroca, new age, rock, romántica... Sí, igual que otros se sientan debajo de un limonero para percibir sus efluvios. A continuación me entregaba a tantear un poema alegre o triste, pasar algunos pespuntes al diario, escribir un par de párrafos de una historia traída al azar de un sueño, o pasar a limpio las notas tomadas al sudor de la última ruta sendero arriba de la montaña mágica. Luego dejaba macerar aquellas cuatro ideas en mi cabeza y a esperar la cosecha: lo que cae hacia arriba para el cielo y lo de abajo para el poeta. No todo duerme por la noche, ni se pierden unas ideas cuando piensas en otras. El órgano mágico es el cerebro a pesar de cierta adscripción femenina a la leyenda negra masculina. El método se reveló infalible.

Y así siempre desde el día en que decidí que sería un escritor. Ojo: un escritor anónimo, un nick sin rostro para no contribuir a hacer caer la atención por el tobogán de la curiosidad especulativa.

Como surgen a borbotones los juncos de la ribera bajo el pincel del pintor así brotaban libres cada una de las historias; se destacaban unas, se demoraban otras. Si la pintura necesita solidificar, ¿cómo no va a precisarlo la escritura? Varias ventanas abiertas; de una a otra y entre las flores un informe de trabajo. Y de pronto una de aquellas historias se destaca.

Pero no siempre ocurría así. Me acuerdo de un día que en la falda de una montaña sentí unas ganas irrefrenables de poner por escrito cierta historia que me cortejaba con insistencia. Dejé la mochila y me agazapé bajo un árbol. El pequeño cuaderno está listo, pero la historia se esfuma en cuanto la pretendes atrapar. Mochila al hombro y sigue el sendero. Más madera: más maceración. ¿Y si la historia se olvida? Volverá, sin duda, como las oscuras golondrinas de Bécquer.

Recuerdo un sueño que tuve una vez. Por aquél entonces mantenía un diario con mis especulaciones oníricas y a eso de las dos me desperté: no era cualquier cosa, el contento que me embargaba daba fe de ello. Siempre anotaba mis sueños pero esa noche me recreé tanto en él, fue tan vívido y nítido que pensé que no lo olvidaría jamás. Pero a la mañana siguiente no encontré sino una gran frustración. Lo había olvidado todo y sin duda era muy importante. ¿Por qué nos gasta estas bromas nuestra mente? Los antiguos buscaban el santo grial: yo lo había encontrado y olvidé la llave por culpa de un par de horas de sueño. Hace años y aún me culpo por aquello.

Sí, parece el juego del gato y el ratón.

23 mayo 2009

Todo cubierto de rosas...




Si los días no lucieran estrellas
y las noches un rayo de sol que las difumine;
si el invierno no aceptara calores,
y el verano no viera los fríos,
tal vez tú te olvidarías de mi,
que fui más que tu amigo.

Si las estrellas no esplendieran de día
y el sol no quemara en la noche;
si el calor no citara al invierno,
ni el frío escarchara el verano,
tal vez yo no pensaría ahora en ti,
que tanto nos amamos.

Si tú, un día, renegaras de mi,
y yo en ti no pensara siquiera,
no habría estrellas
ni sol que iluminen
el calor y el frío
de invierno y verano.




* Poema de adolescencia





20 mayo 2009

Polvo enamorado





A lomos de la máquina del tiempo,
deambuló su sorpresa por el mundo,
viajó de arriba abajo vagabundo
y supo del amor y el contratiempo.

Luego escrutó por puro pasatiempo
la inmensidad del cielo azul profundo,
y concluyó que el hombre es un segundo,
penumbra y luz a tiempo y a destiempo.

Provechoso el paseo por la historia,
reconforta admirar tanta belleza
y horroriza encontrar cuantos desmanes.

Guardaremos del cielo la memoria,
de la mota fugaz, la fiel certeza
de que el polvo perdura en sus afanes.
***
"Polvo serán, mas polvo enamorado".
Francisco de Quevedo

* Otro soneto

18 mayo 2009

La poesía llora por Benedetti




La poesía está de luto por Benedetti. Nada mejor que su propia voz en uno de sus poemas.

Viceversa

Tengo miedo de verte,
necesidad de verte,
esperanza de verte,
desazones de verte.

Tengo ganas de hallarte,
preocupación de hallarte,
certidumbre de hallarte,
pobres dudas de hallarte.

Tengo urgencia de oírte,
alegría de oírte,
buena suerte de oírte,
y temores de oírte.
O sea,
resumiendo:
estoy jodido
y radiante,
quizá más lo primero
que lo segundo.
y también
viceversa.

17 mayo 2009

Premios Dardos 2008

Mayo, mes de los premios. Agradezco a Sandra el detalle de nominarme para este galardón.

PREMIOS DARDOS 2008














QUE COMPARTO CON 15 BLOGS AMIGOS:

El premio denominado Dardos, consiste en el reconocimiento de los valores de cada blogguer, por transmitir cada día valores culturales, éticos, literarios, personales, etc. Y sobretodo se valora a la creatividad de los autores.
La aceptación de dicho premio lleva implícita algunas reglas:
1. aceptar la notificación del reglamento y el logo del premio.
2. hacer un enlace hacia el sitio que me entregó dicho premio. En mi caso agradezco la nominación a: http://elreinodeseda.blogspot.com/
3. premiar a 15 sitios que según mi criterio merezcan dicho premio.

ANDANZAS DE UN NÁUFRAGO ha nominado a:

ANÁBASIS: http://anabasis-anabasis.blogspot.com/
ARSÉNICO LOLITA: http://arsenicololita.com/
ATOLÓN: http://atolonandreadoria.blogspot.com/
AZPEITIA: http://www.azpeitia-aleph.com/
BLOG DE ISABEL MIRALLES: http://blogdeisabelmiralles.blogspot.com/
EL PESO DE LA BRISA: http://elpesodelabrisa.blogspot.com/?zx=5dc8886702e55140
EL SABOR DE LAS CEREZAS: http://annabel-elsabordelascerezas.blogspot.com/
LA CAJA DE LAS CARICIAS: http://locuras-mooy.blogspot.com/
LAS HISTORIAS QUE FASCINAN A VIOLETA LIMONADA: http://violetalimonada.blogspot.com/
MIS COSAS &MIL COSAS: http://miscosas-y-milcosas.blogspot.com/
MUJERES DE ROMA: http://mujeresderoma.blogspot.com/
PALABRAS EN MI: http://palabrasenmi.blogspot.com/
POESÍA Y PSICOANÁLISIS HOY: http://magdalenasalamanca.blogspot.com/
SOMOS LEVEDAD: http://levedadsomos.blogspot.com/
UN SITIO DIFERENTE: http://carmen-unsitiodiferente.blogspot.com/

Enhorabuena a todos ellos y a los demás que se han quedado en el tintero pero que también lo merecen.

Un abrazo para todos.

15 mayo 2009

Llanto por river flows




Del ronzal de una suave música que exuda
el blog de Leni, como una rueda eterna,
voy a pronunciar sólo cinco palabras.

Hoy no seré poeta, soy hoy apenas una voz
que se quiebra entre el sollozo sordo de otras voces
que callarán afónicas porque
no tienen todavía, ni diapasón, ni mástil, ni rosetón ni traste.

Se desangrarán como el réquiem de Mozart
por el llanto de cuerdas oxidadas.
O como el gemido de Einstein y Leonardo,
de Quevedo o Garcilaso.

¿Qué será de Beatriz, de Laura, de Fiammetta?

A mi no me preguntes…





12 mayo 2009

La mirada infinita















La mirada infinita


Retorció el labio y se mordió la voz.

***
Llegó volando hasta la azotea de un edificio donde le sorprendió un ceñudo individuo: no me importa cómo hayas llegado hasta aquí, lo que quiero es que me devuelvas la pieza que me falta.

***
Primero se oyó el eco sordo; luego vino el grito roto del desesperado al saltar al vacío.

***
Cuando llegó abajo, el suelo reventó con un ruido brusco y el hombre todo quedó envuelto por las entrañas de la tierra.
***

09 mayo 2009

Diario de un náufrago VII

Cueva en la isla

El mar inmenso, una isla remota, o unas ruinas melancólicas habían sido siempre para mi como la magdalena de Proust, el cedazo con el que filtrar la realidad para acomodarla a mi predilección más íntima.

Viví junto al mar infinito desde la edad de cuatro años cuando tenía miedo de resbalarme en la arena y la leve inclinación de la playa provocada por el batir constante de las olas, me producía cierta zozobra.

La isla ignota fue un presagio que me persiguió toda la vida mientras espantaba los fantasmas de espejismos y ensoñaciones originados por las aletargadas siestas de la adolescencia.

Una casa en ruinas con muchas estancias destartaladas fue el sueño recurrente que tuve que sobrellevar durante toda mi juventud.

Y allí estaba ahora, perdido y solo en aquella isla, mancha en el océano, donde el cielo era la cúpula chispeante de la casa en ruinas que era mi vida. Sólo mi perrita con su algarabía habitual desbarataba la secuencia rutinaria de cada jornada.

Busca la entrada secreta”, percutía tercamente en mi cerebro mientras Siri se acercaba a mi con la excitación de algún encuentro inesperado que eran todos, pues en la isla no esperábamos visita. Cuando Siri quería llamar mi atención ladraba sólo una vez y se sentaba a esperar. Si no le hacía caso, al rato, volvía a ladrar una sola vez y esperaba. En esta ocasión parecía nerviosa más de lo habitual. Se detuvo ante mi y ladró una sola vez. Luego echó a correr en dirección a la parte de atrás de la cueva que acabábamos de abandonar. Como no tenía nada que hacer y además deseaba encontrar esa puerta secreta no perdía nada con seguirla y así lo hice. Al dar la vuelta a la roca dimos con un hoyo no muy profundo de unos diez metros de diámetro camuflado entre los arbustos. Nos acercamos a la parte más próxima a la roca y sin pensarlo dos veces salté. Pero el suelo se abrió ante el contacto de mis pies y caí por un agujero. Grité durante mi caída y Siri al oír mi grito también saltó a escasos centímetros, pero el suelo aguantó bien sus diez kilos y se mantuvo erguida sobre el suelo mientras observaba inquieta mis dificultades para ponerme de pie a unos dos metros y medio o tres metros de profundidad.

La luz producida por la abertura que provocó mi cuerpo al caer empezó poco a poco a desbaratar la penumbra que lo envolvía todo. De pronto tuve la sospecha de que no estaba solo. A mi derecha observé un bulto y al fondo una mancha todavía más negra. Extendí instintivamente la mano para tocarlo. Su tacto era frío y como de piedra pero el relieve me sobresaltó. Parecía un cráneo humano y eso era. Me desplacé en dirección a la mancha más oscura que había detrás y me encontré con algo parecido a una entrada cubierta de una especie de musgo y ramas secas. Era una puerta y lo que había amontonado delante de ella eran los restos antiguos de un aventurero que tuvo la mala fortuna de dar con sus huesos en aquella isla.

Mi perrita ladraba ahora sin tregua. Me buscaba. La llamé y me acerqué a la hendidura. Al verme saltó por el hueco. La cogí por unos centímetros, pero ella estaba acostumbrada porque con apenas unas semanas de vida se tiró desde la mesa de planchar al suelo y salió ilesa.

Ya estábamos todos. Un silencio pesado sustituyó al nerviosismo de hacía unos minutos. Siri se entretuvo olisqueando cada rincón de la gruta y yo discurría la manera de franquear aquella puerta.

Continuará

06 mayo 2009

Vender el puente o comprar el río



La anécdota es de 1850 y bien merece ser reseñada. En la ciudad de Santiago de Chile y por sobre un pequeño cauce del río Mapocho un corregidor mandó construir una desproporcionada obra arquitectónica, el grandioso puente de Calicanto que contrastaba con el bajo cauce del Mapocho. Esto provocó en un visitante el comentario que sirve de título a esta entrada: “la ciudad debería vender el puente o comprar un río bastante para él”.

La historia acaba ahí pero me sirve para hilvanar los retazos de un sueño que tuve días atrás y que tiene que ver con las aventuras y desventuras que nos acaecen en nuestro breve peregrinaje por el mundo. Podría ser una tesis pero es tan sólo una fantasía pintada en un blog.

Como por el cauce de un gran río caudaloso así fluía mi vida en el sueño, de tal manera que el empuje de las aguas, turbias y revueltas en ocasiones, plácidas y límpidas en otras, me golpeaba una y otra vez en un cuerpo a cuerpo sin cuartel. Entre el nacimiento y la desembocadura también hay vida, pero el momento presente lo inunda todo y ocupa el completo espacio y la perspectiva de mi viaje y me impele a creer que todo en esa travesía llena de sorpresas se reduce al aquí y ahora mágicos. Lo cierto es que por cada nuevo lugar que me salía al paso mi vida quedaba soldada al momento y mi memoria se hacía la olvidadiza del instante precedente. Como una hoja al capricho del agua era mi vida toda y los colores vívidos y chispeantes del trayecto anegaban mis ojos de chiribitas.

En un recodo confluí con otros navegantes que con brillo en la mirada unos y con miedo en el semblante otros, saludaban al paso. Después encontré un dédalo de riachuelos y arroyos que horadan la tierra a su paso y con puentes que miran por encima de mi cabeza como gigantes de mil ojos. El objetivo de mi cámara estaba allí solícito para inmortalizar ese soberbio momento de lucha o de festejo. Ya se tratara del paso de un náufrago o de un feliz navegante todos vivíamos ese instante crucial en la certeza de que el mundo entero estaba allí, ignorantes del pasado y de su prolongación inexorable en el futuro. Siendo como era una gota de agua en el río de la vida yo me sentía como el río inmenso, una infinita pupila por la que resbala la luz sin ser nunca visto.

Pero más allá de las brazadas había otros ojos y otros ríos; cursos altos y bajos, una gran red de hilos invisibles conectados entre sí. ¿Tal vez debería salir del río para contemplar todo su curso? A la desazón de hoja al viento se unió la añoranza de poder contemplar toda la escena desde fuera. Con un esfuerzo titánico me agarré a unos matojos y pude dejar fluir el agua del río sin estar unido a su destino.

Y justo en ese momento tropecé con unos ojos dulces que me miraban. Era mi perrita que me observaba a escasos centímetros como una cenicienta. Seguramente ella también estaba informada de mi sueño y movía su cabeza pidiendo paseo.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - Puente de Calicanto - - - - - - - - - - - - - - - - - -

03 mayo 2009

Despierta



Vacíate de toda la inspiración que bulle dentro de ti,
estornuda el virus del amor que amenaza el mundo con su toque,
reprime la epidemia de humanidad que acabará con la especie humana.

Exuda por tus poros toda la fuerza que comprime tu sangre;
cual amazona indómita, a lomos de la víscera desbocada.
Apaga las luciérnagas que alimentan tu respiro cada noche.

Sofoca los sueños que te llevan jubiloso por sobre el río de la vida,
seca el hontanar de aguas cristalinas que mana de tus entrañas;
marchita las rosas que alegran tus buenos días y tus hasta mañana.

Y luego, como una alcancía rota que revela sus secretos a los ojos curiosos,
grítale al mundo que la vida no es nada, un reflejo de luz en el desván,
un amago de suspiro; un paréntesis entre dos silencios...

01 mayo 2009

Mayo


"la calandria que faz grand melodia", Gonzalo de Berceo.

El año germinó y parió mayo.
radiante, alegre, azul, pastoril mayo.

En regazo de abril floreció mayo;
en las enredaderas, hierbas de mayo.

Requiebros del amor, luna de mayo;
armonía de calandria, gorjeo de mayo.

Paraguas de Afrodita, jazmín de mayo;
bucle de caracola, sinfonía en mayo.

Te conocí en agraz, era por mayo,
yo náufrago de abril, tú flor de mayo.

Me mintió tu mirar: volveré en mayo;
no regresaste más, infausto mayo.

video