14 abril 2009

La fórmula de Prometeo


Hablaré una vez más de la fórmula de Prometeo esbozada por el poeta León Felipe:

Por hoy y para mí, la Poesía no es más que un sistema luminoso de señales.
Hogueras que encendemos aquí abajo, entre tinieblas encontradas, para que alguien nos vea, para que no nos olviden.
¡Aquí estamos, Señor!

El ser humano siempre acarició el deseo de encaramarse sobre las estrellas mientras que sus más allegados pugnaban por atraerlo hacia abajo, hacia ellos mismos. Es la eterna lucha del espíritu de Prometeo por trascender su humanidad en su camino hacia… alguna parte; por compartir el fuego de los dioses con sus congéneres los humanos. La pregunta que todos nos hacemos al conocer a una persona admirable por alguna característica particular es: ¿será distinto a los demás? ¿Tendrá una fortaleza inusitada? Pero a renglón seguido reflexionamos de esta guisa: voy a ver si descubro sus puntos débiles que seguro que los tiene.

Así somos. Capaces de las heroicidades más extraordinarias y de los recelos más viles. Un sistema de señales…

Humanos que miran por encima del hombro a otros humanos con el recelo pintado en los labios: que a nadie se le ocurra despegar… Y si lo consigue: busquemos dónde está el truco, que lo habrá…

Débiles y fuertes; cara y cruz, haz y envés...

14 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Cada ser humano tiene sus luces y sus sombras, sin duda. Entre mis defectos no está el buscarle defectos a las personas que admiro. Sé que los tendrán, pero para mí es más importante en ellos la luz... Saludos cordiales.

Prometeo dijo...

Así es, Isabel.

Saludos

Gundisaluus dijo...

¡Aquí estamos! Lentuli recubantes sub tegmine fagi.
Saludos,
Gonzalo

Marcela dijo...

Lo vemos todos los días, y lo vemos en la historia de la humanidad, una y otra vez. Esa duplicidad, ese eterno ir y venir entre el bien y el mal...
Y quizá esa es nuestra mayor debilidad. Porque la búsqueda de puntos débiles, se debe exclusivamente a nuestro deseo de poder derribar al otro, por ejemplo. Tememos a quien se eleva...
Un beso.

alba* dijo...

Sí, así es el ser humano.
Y todos llevamos esa eterna dualidad dentro, pero no todos la utilizamos igual, porque somos distintos a los demás Prometeo, no hay nadie igual.
Sin embargo hay quienes conociendo tus debilidades te tienden la mano en los momentos de flaqueza y en los que te sientes perdido, hay muchas así y también las hay ávidas de sangre en la sin razón de derribar a otros solo por una extraña y cruel necesidad de quedar por encima.

Triste pero real como la vida misma.

Besos.

Prometeo dijo...

Hola Gonzalo, buenos días. Sé que estás ahí. Mi apoyo y mi fuerza para que todos tus proyectos salgan adelante

Un abrazo

Prometeo dijo...

Hola Marcela. La fortaleza interior es el mejor aliado para perderle el miedo al otro.

Un beso.

Prometeo dijo...

Hola alba*.
Realmente el texto no iba tan por lo dramático pero así ha sido percibido. Porque muchas de las cosas que hacemos tienen que ver más con la curiosidad humana que con la maldad o mala fe.

Besos.

alba* dijo...

Hola Prometeo, quizás es que esa es la realidad que hemos vivido y como ya dije antes que triste y sí, dramática también.

Yo coincido con Isabel Romana y por muchas decepciones que me lleve con las personas siempre pongo en una balanza sus virtudes y defectos, y a no ser que esa persona sea dañina hacia mí, su luz tapa los defectos por muchos que tenga.

Y también coincido con Marcela, en que si buscas los puntos débiles a priori no es por curiosidad precisamente, si no con un fin dudoso y muchas veces con recelos viles, como tú mismo dices.

Y se me fue por ahí tu escrito desde el principio, es lo que tenemos los lectores que no siempre interpretamos de igual modo lo que el escritor intenta decirnos.
Y eso ni es bueno ni malo, creo, enriquecedor cuanto menos siempre.

Besos.

☀Pau☀ dijo...

Qué interesante que es todo lo que escribís en este blog. Generaste un espacio muy atractivo del que pretendo aprender mucho.

Prometeo dijo...

Me parece estupendo, alba*, que un escrito suscite reflexiones personales en los lectores.

Besos.

Prometeo dijo...

Hola Pau, bienvenida.

Muchas gracias por tus palabras. Si te puedo servir de ayuda para tus propias andanzas no dudes en decirlo.

Saludos y feliz domingo

Edu dijo...

Gracias por tu comentario.
Tu blog si que está interesante.
Saludos

Prometeo dijo...

Gracias Edu.

Saludos