13 agosto 2008

Nabokov



El periodo de vacaciones es propicio para muchas actividades y entre otras la de leer o releer libros interesantes. Acabo de leer un libro que a reúne las conferencias que Vladimir Nabokov, uno de los grandes de la literatura mundial, impartió en la universidad. Su curso de literatura europea, que así se llama el libro, trata sobre los comentarios de Nabokov sobre obras maestras de los genios de la literatura del siglo XX: Flaubert, Proust, Kafka, Dickens, Austen, Stevenson, Joyce.

La obra es una delicia y leer las notas tomadas por sus alumnos de los comentarios de Nabokov sobre Madame Bovary o En busca del tiempo perdido o sobre La metamorfosis es todo un placer inigualable.

Insistía mucho Nabokov a sus alumnos sobre una idea: que huyeran de interpretar obras como Madame Bovary o Por el camino de Swann en clave autobiográfica, porque, -decía-, toda obra es pura ficción, creación de su autor: todo lo que ocurre en el libro ocurre exclusivamente en la mente de Flaubert, afirmaba en referencia a Madame Bovary. Lo que yo deduzco de su advertencia si la he interpretado bien es que no se puede buscar con lupa la correspondencia exacta de cada acontecimiento narrado con hechos reales de la vida del autor, si bien toda obra no puede ser por menos que autobiográfica en un sentido amplio.

Y esto es así porque si bien el autor construye, (crea) una obra desde la ficción, no es menos cierto que cada autor sólo puede hablar de lo que siente, contempla, fabula, experimenta, en suma con un sistema receptor (su propio cuerpo – cerebro - mente - espíritu) con el cual percibe la realidad. Cada hecho narrado no es el correlato de una autobiografía, pero cada obra es autobiográfica en la medida en que el observador (creador) es uno y no otro y la ficción creada se contagia irremediablemente de las percepciones del creador que dejan su huella en cada obra.

Y otra recomendación repetida por Nabokov que es todo un camino para un escritor: acariciad los detalles.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente Nabokov. Muy acertado su comentario.

Un beso desde Santander

Amaya

Prometeo dijo...

Saludos, Amaya.

Un beso

Annabel M. Z. dijo...

Yo no leo cosas tan complicadas... jaja. La conclusión que extraes, sin embargo, la conocía por haberla leído en alguna entrevista a algún escritor. Es de sentido común, por otro lado.

Prometeo dijo...

Hola annabel. ¿cómo va tu verano? Por aquí está todo en suspenso porque la gente está en las playas

Annabel M. Z. dijo...

Mi verano va bien. Puedes leer alguna pista en mi blog.
;)