03 diciembre 2008

Malditos




Las alimañas han vuelto a actuar. Hoy no queda espacio para la poesía, ni para la triangulación de la belleza.

A quienes les justifican, les amparan, o a quienes siempre encuentran alguna triquiñuela verbal para comprender a los bárbaros del norte; a quienes no hacen lo suficiente para acabar con la peste: malditos todos ellos.

8 comentarios:

Marcela dijo...

No hay excusas ni justificaciones para ningún crimen. Un abrazo.

mcarmen dijo...

Me uno a lo que dices, Prometeo.
Un abrazo.

Annabel M. Z. dijo...

Me ha conmovido especialmente la pancarta que llevaban los empleados de la empresa propiedad del asesinado: Somos abertzales y trabajadores y no estamos de acuerdo.

Te recomiendo este blog, relacionado con el tema. Escribe alguien que conozco bien.
http://transferencias-pendientes.blogspot.com/

Isabel Romana dijo...

Comparto tu indignación y pesar. Espero que logremos acabar pronto con ellos. Besos.

Jota Bé dijo...

Amigo querido, te he venido a visitar y me he encontrado con este tema tan triste y deplorable. No obstante ésto, te felicito por tu Blog. Con tiempo, y más descansada, te iré leyendo y dentro de lo posible, haciendo mis humildes aportes.

Te dejo un fuerte abrazo y seguimos.

J.

Jota Bé dijo...

Pues... no sé bien si he hecho de manera correcta mi publicación... Si he errado, lo siento.
Ya aprenderé.

Jota.

Prometeo dijo...

El desastre es sobresaliente: los compañeros de partida siguen con el juego a pesar del crimen. ¿Insensibilidad? ¿Miedo? Y el delincuente boina calada recomienda valium para aguantar... Era de los nuestros, dicen, como si los demás fueran hijos de una cabra.

¿Esperpento? ¿Locura?

Anónimo dijo...

Suscribo hasta los puntos y las comas, Prometeo.

Respecto a la conducta de sus "amigos", es el "Oir, ver y callar" elevado a la enésima potencia.

Dices: "¿Esperpento?¿Locura?"

Yo le llamo bajeza moral, si tienes miedo te vas a tu casa o a casa de la familia a llorar la perdida, y en vez de argumentar que sigues con la partida como un homenaje, más digno hubiese sido mandar la partida de tute a paseo y hacer esa demostración de otra forma, que haberlas haylas.

alba*