28 abril 2009

La fábula de Bacon



Un día, al terminar sus tareas, se reunieron en el campo la hormiga, la araña y la abeja convocadas por un búho que les habló de esta manera:

He observado desde hace unos días vuestros pasos, amigas, y veo que sois muy trabajadoras si bien empleáis vuestro tiempo de una manera poco práctica. Mientras la hormiga se consagra a acumular todo tipo de cosas para llenar su despensa pero sin planificación alguna, la araña se aplica a producir una tela infinita que extrae de sus propias entrañas en la confianza de que nada en el mundo podrá impedir el éxito en su empeño. Y yo os digo, ¿no sería mejor unir vuestras dos estrategias, como hace la abeja, que recoge el néctar, el polen y la resina de flores y árboles y luego los elabora pacientemente con sus propios medios?

12 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Siempre se ha dicho de los buhos que son sabios. Con todo, no veo cómo podrían unir sus estrategias la araña y las hormigas. Besitos.

carmen dijo...

Veamos, náufrago!
La hormiga acumula provisiones, es una trabajadora nata, y la araña teje y teje redes para atrapar alimento también...
La una es muy curranta a lo loco, y la otra muy organizada, y astuta...
No se, unir sus estrategias seria perfecto. Trabajo ordenado?

Me haces pensar, y eso me gusta.
Un saludo!

☀Pau☀ dijo...

Lo que más me da rabia de los búhos es que den consejos sin que queden claras sus virtudes. Eso de sabio se lo debe haber dado algún fabulero que le temía a las brujas. Me quedo con la laboriosidad de la hormiga o la paciencia de la araña esperando a la mosca desprevenida.

Prometeo dijo...

Hola Isabel.

La verdad es que la comparación es una idea de Francis Bacon que pretendía facilitar una solución centrada a las estrategias metodológicas contrapuestas de racionalistas (arañas) y empiristas (hormigas)proponiendo que en la conjunción de ambas estrategias (abeja) está el acierto y así se podría alcanzar la reconciliación de dos corrientes enfrentadas. "El verdadero estudioso de la naturaleza -dice Bacon- se mantiene en el centro “como una abeja que recoge su material de las flores de campos y jardines pero luego lo elabora mediante sus propias fuerzas”.

De eso se trataba, otra cosa es que yo lo haya conseguido con mi propia elaboración que pretendía emular a la abeja.

Saludos

Prometeo dijo...

Buenos días, Carmen

Trabajo ordenado con un objetivo planificado. No dedicarse a acumular incluso cosas de escaso valor ni a depender exclusivamente de uno mismo.

Saludos

Prometeo dijo...

Hola Pau:

El búho si que es un convidado de piedra en el cuadro, un colaborador necesario para que no fuera la abeja misma quien se postulara como ejemplo.

El búho simboliza la sabiduría, tal vez por su aspecto de observador concienzudo.

Saludos

alba* dijo...

Bueno bueno Prometeo, de presidente del gobierno para este pais querría yo a este señor, como político no hubiese tenido precio.

No tenía el gusto de conocer la existencia y pensamientos, ha sido gratificante conocer parte de la biografía del señor Francis Bacon, sobre todo el apartado de la lectura donde decía que había que dejar de un lado los prejuicios y actitudes preconcebidas.

Me ha gustado la fábula.

Buen día señor náufrago.

Prometeo dijo...

Muchas gracias, alba*, buenos días también para ti.

amor y libertad dijo...

la fábula es preciosa y sabia, lástima que sea un momento de mala prensa para el bacon

Prometeo dijo...

Gracias, amor y libertad.

Saludos

zaida37 dijo...

Preciosa fabula de la que si reflexionamos un poco podemos aprender, un blog.......... para pensar.Gracias por tu visita.

Prometeo dijo...

Muchas gracias por tu visita, zaida.

Saludos