26 noviembre 2009

De blog a blog: Anábasis


Febrero de 2007. Un nuevo blog comienza su andadura. ANÁBASIS es su nombre. Marcela desde Buenos Aires, amante del cine, la literatura y la música es quien mueve los hilos y quien por esas fechas decía: “Hemos perdido. Perdimos el paraíso unos días después de haber sido creados. Lo tenemos en la sangre, en la historia. Creamos reinos, e imperios. Y los perdimos”.


Hace unos días se expresaba de la siguiente manera: “ A veces siento que una y otra vez escribo el mismo poema. ¿Y si siempre decimos lo mismo con distintas palabras? Como si hubiéramos nacido para decir una sola cosa... Seguimos describiendo el camino de la misma manera, pasamos por las mismas esquinas, admiramos las mismas piedras. Yo escucho las mismas voces, y corto las mismas flores”. Marcela se da al oficio poético de respirar por la herida y vaciarse desde su blog.


Muchas Gracias, Marcela. Y felicidades por tu blog.

“La inspiración... surge. No hay forma de explicarlo. Y eso es lo mejor de la inspiración, que no tenga explicación”.


P1. ¿Crees que el sentido del humor puede ayudar a mejorar el mundo?


R1. Por supuesto. No hay nada peor que no poder reír de algo. Porque la risa no le quita seriedad a nada.


P2. Tres motivos que hacen que la vida merezca la pena vivirla:


R2. Acá sí voy a ser obvia: mi hija, mi marido... y otras cosas así de lindas.


P3. ¿En qué época histórica te hubiera gustado vivir y /o en qué persona te hubiera gustado encarnarte?


R3. Hay muchas épocas que me gustaría visitar. Para vivir solo me gustaría tiempos y lugares pacíficos. O sea: me encantaría ver la revolución francesa en vivo y en directo, pero vivir en ese tiempo, no tanto. Y así lo mismo con muchos otros momentos históricos.


P4. Una frase que te haya impactado:


R4. ¿Una frase? ¿Una sola? Cualquiera dicha en la mayoría de las películas de Woody Allen, podría decirte. O todo Shakespeare.


P5. Un libro u obra de arte en general que consideres muy interesante o destacable:


R5. Miles. Por decir uno, el libro que acabo de leer: El auriga, de Mary Renault, para ser original y no decir los obvios.


P6. ¿Qué recuerdas del nacimiento de tu blog y de las ideas y propósitos que te impulsaron a abrirlo?


R6. Mi marido me convenció de abrir uno. Siempre escribí en cuadernos y parecía una buena idea (siempre tiene buenas ideas) publicarlos en este formato. Y recuerdo que durante meses y podría decir años no tuve ninguna visita y mucho menos comentarios. Y no me importaba. Me sorprendió mucho recibir comentarios. No entendía como podía pasar algo así, que alguien opinara sobre lo que yo escribo. Aún hoy me sorprendo.


P7. ¿De qué temas principales o motivos trata tu blog?

R7. Cuentos, relatos. No hay un tema. Es lo que surge.


P8. ¿Qué esperas de tu blog, ANÁBASIS? ¿Cómo ha evolucionado? ¿Qué proyectos tienes para él?


R8. No sé si espero algo en particular. Me gusta la idea de hacer algo solo por placer, sin esperar nada a cambio. Me gusta la idea de que alguien lo disfrute.


P9. Cuéntanos sobre tu método de trabajo, cómo escribes tus entradas al blog, técnica que utilizas, los motivos de inspiración, etc.


R9. Escribo en momentos libres. Lamentablemente este último tiempo sobre todo no puedo organizar horarios como para escribir. La inspiración... surge. No hay forma de explicarlo. Y eso es lo mejor de la inspiración, que no tenga explicación.


P10. Obras publicadas o pendientes de publicar en papel o en otros formatos.


R10. No, ninguna.


P11. ¿Tienes constancia de que las editoriales merodeen por los blogs para descubrir nuevos talentos o eso forma parte de la leyenda urbana?


R11. Es una leyenda urbana. Puede pasar, pero no creo que sea algo habitual.


P12. En cuanto a la imagen y presentación de un blog, estética, eficacia, facilidad de lectura y acceso, etc., ¿qué cosas crees que deben aparecer en portada y qué otras no y por qué?


R12. Eso es personal. Hay blogs muy estéticos a primera vista y que solo son eso y hay blogs que solo son letritas en un fondo blanco y que son excelentes. No sé si responde a la pregunta.


P13. Si se te presentara el genio de la lámpara, ¿qué tres cosas le pedirías?


R13. Que lloviera en los lugares que hace falta, que haya mucho sol en los lugares donde se lo necesita, que pase la maldita crisis...


P14. ¿Qué afición te hace especialmente feliz?


R14. Me hace feliz leer. Desde siempre.


P15. Qué te gustaría que recordaran de ti cuando te marches de este mundo?


R15. Me gustaría que me recordara la gente que me ama. Y ellos saben que recordar.


Muchas gracias, Marcela.

***

Primero olvidó un número de teléfono.

Después otros.

Luego las direcciones.

Olvidó el pasado.

Olvidó los momentos que no recordaba, pero que cada tanto deberían surgir en su memoria, empujados por un perfume, o una palabra.

Porque olvidó los perfumes y palabras.

Olvidó lo leído.

Cuando olvidó los días de lluvia se preocupó un poco, pero no tanto como cuando olvidó la música que había escuchado aquella mañana de lluvia.

Y entonces olvidó que había olvidado. (Marcela)

17 comentarios:

El Toro de Barro dijo...

Observo tus generosos paseos por los mundos de los otros, y veo en ellos un modo de fortalecer tu propia identidad. Tu actitud me recuerda a la de aquel anciano farolero que recorría los jardines interiores de su dueño mandarín para encender el farolillo rojo de la amante escogida. Como editor, sé lo que supone hablar a través de la obra de los demás, y sé de las fracturas interiores que todo ello provoca, sobre todo en los que, por encima de todo, tienen un creador dentro que exige un tiempo sólo para él. Sé también que el dolor que provoca esa fractura no se detiene ni siquiera en el preciso momento en que, después de reclamar un poco de aire para sí misma, la propia voz se despliega en todo su esplendor, como un gigantesco pañuelo de seda que cayera -abandonado- sobre el aire. Por eso te leo desde la complicidad, sabedor de que lo que haces al encender los faroles en las puertas de los otros no es sólo invitarnos a entrar en esas estancias donde alguien yace, esperándonos, tranquilo, sino dejar señales de tu humilde paso grande por la vida...
Un fuerte abrazo
Carlos

Givés dijo...

Buenos días.

Me gustaría dar la enhorabuena a Marcela por sus palabras acerca del olvido, me han parecido sutiles y entrañables, así como también, delicadamente desgarradoras.
Visitaré su blog, estoy segura de que
me gustará.
También quiero dar las gracias a Prometeo por dejar su huella en mi blog, me hizo ilusión encontrarla.

Un abrazo a ambos.

Annabel M. Z. dijo...

Un abrazo a Marcela, me alegra verla aquí. :)))

Ignacio Reiva dijo...

Gracias amigo Prometeo, me sigues presentando blogs imprescindibles. Un fuerte abrazo.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

El blog de MArcela es una verdadera maravilla, llena los sentidos hasta agotarlos, es espectacular. Muchas gracias por compartir este artículo sobre ella y su rincón, relamente se merece estos elogios y más.
Cariños!

laMar dijo...

Enhorabuena por tu iniciativa, me estas descubriendo blogs fantásticos que se convierten en lectura casi obligada. Gracias, estas haciendo un estupendo trabajo.
Un abrazo enorme

sedemiuqse dijo...

Gracias por compartir.

Besos y amor
je

Prometeo dijo...

Muchas gracias, Carlos, por tus palabras.

Al observar a los compañeros blogueros también se aprende, porque hay que estudiarlos, empaparse de sus creaciones, dejarse tocar.

Un fuerte abrazo.

Prometeo dijo...

Muchas gracias Givés y un abrazo.

Prometeo dijo...

Hola Annabel, Saludos

Prometeo dijo...

Saludos, Ignacio. Gracias

Prometeo dijo...

Gracias, Sol. Así es.

Besos.

Prometeo dijo...

Saludos LaMar.

Un abrazo

Clara dijo...

Olvidó que había olvidado. ENTRAÑABLE...gracias¡ por tu trabajo,tus entrevistas , por esta ventana abierta a otros blogs... por esa dedicación.
Bs

Prometeo dijo...

Gracias sedemiuqse.

Besos y amor.

Prometeo dijo...

Gracias Clara. Entrañable,sí.

Besos.

Marcela dijo...

La verdad, me dejaste sin palabras. Muchas, muchas gracias, a todos, pero especialmente a vos Prometeo. Un beso grande!