15 febrero 2009

Paracelso


El saber no está almacenado en un solo lugar, sino disperso por sobre toda la superficie de la tierra. Paracelso

Estas palabras de Paracelso allá por la primera mitad del siglo XVI parecen un vislumbre de lo que en nuestros días está siendo el fenómeno de Internet. Apenas habían transcurrido unos años del descubrimiento del Nuevo Mundo. Paracelso fue contemporáneo de Leonardo, de Miguel Ángel, de Copérnico y de Erasmo, entre otras luminarias del Renacimiento.

Viajero incansable, buscador apasionado de la verdad, amante del estudio, un espíritu crítico de persistente curiosidad, obsesionado por el conocimiento y combatiente de la mentira. Todo un adelantado de su tiempo.

Creador, entre otras cosas, de un principio importante al concebir al ser humano como un microcosmos dentro del gran orden superior o macrocosmos, hoy traigo a colación a Paracelso por la frase que encabeza este escrito que bien podría colocarse en el frontispicio virtual de la red de redes y que es su descripción: “el saber está disperso por toda la superficie de la tierra”.

Y en eso mismo está su fortaleza y su debilidad. Porque la red de redes es la biblioteca más completa de todos los tiempos, es decir el almacén de todos los saberes, a la vez que es el albañal de todos las inmundicias. Si una persona puede acceder al pensamiento de los sabios a través de los recursos de la red; si puede contemplar la belleza a través del arte; si puede compartir sus ideas con millones de personas en todo el mundo, también otra puede embrutecerse a través de la bazofia que defecan los sin seso. El conocimiento avanza pero la necedad también. Cara y cruz.

4 comentarios:

Marcela dijo...

Es verdad.
Ahora más que nunca importa saber elegir. Diversificar y seleccionar al mismo tiempo.
Alguien dijo alguna vez que en la diversidad está la mayor sabiduría.
Internet es un cuchillo de doble filo.
Pero a mí me encanta.
Besos.

alba* dijo...

No sabes lo aburrida que me resultaba la historia en mis stiempos estudiantiles, Prometeo. Ahora sin embargo la veo con otros ojos este Sr. en concreto realmente fue un adelantado a su época, y parafraséndole os dejo una frase suya que siempre me hizo pensar:

Alle Dinge sind ein Gift und nichts ist ohne Gift. Allein die Dosis macht, daß ein Ding kein Gift ist.
("Todo es veneno, nada es sin veneno. Sólo la dosis hace el veneno")

bss

Prometeo dijo...

Hola Marcela y alba*. Saludos.

Isabel Romana dijo...

Desde luego que sí. La necedad suele andar, además, muy deprisa. Quizá cuando Paracelso hablaba de que el conocimiento está desperdigado por el mundo se referiría al hecho de que en todos los lugares tienen conocimientos propios (y nada desdeñables) y que el saber no está confinado ni en las grandes ciudades ni en los monasterios ni en los laboratorios. Saludos cordiales.