30 mayo 2009

Amando el arte


Tras leer ciento y un tratados sobre el arte y la belleza; después de libar de todas las definiciones que hacen del imperio de los sentidos su máximo baluarte, he llegado a la conclusión final de que el arte es un pozo artesiano del que el artista extrae su valioso líquido y del que el agua no dejará de fluir como de manantial fecundo si se tienen en cuenta dos condiciones inexcusables, una la absoluta confianza del artista en sí mismo como surtidor permanente de retazos de vida aptos para conmover, estremecer, impresionar, sacudir; y dos, la convicción de que el artista no es más que el eco de otras voces lejanas y cercanas que expresa las resonancias del sentir y pensar de otros corazones y otras mentes afinados en una misma nota y que por lo tanto el violín sólo es el disparador de toda una sinfonía de voces y sones producidos por la gran orquesta del mundo.

Véase artista







La mujer en el arte

17 comentarios:

javidieguez dijo...

Buenas tardes, aquí en España, Prometeo: curiosa definición y hermoso punto de vista. Muy personal, como todo lo tuyo. Sólo puedo desear mucha salud física para tu enorme pozo, y que de él siga brotando todo ese arte al que nos tienes malacostumbrados. Un abrazo.

Prometeo dijo...

Buenas tardes, Javidieguez. Muy generoso tu comentario.

Un abrazo

Ana Márquez dijo...

He visto este video otras veces, pero no me canso de hacerlo. Qué maravilla, ¿verdad? Muchas gracias por volver a ofrecérnoslo. Y sobre tu entrada, estoy totalmente de acuerdo en todo. El artista lo es también porque muchos otros lo fueron antes que él, porque para hacer su trabajo y mirar lejos "se subió al hombro de gigantes" como dijo alguien. Un abrazo fuerte.

Prometeo dijo...

Así es, Ana: se subió a hombros de gigantes y también conecta con los sentires de la gente.

Un abrazo.

Carla dijo...

prometeo: Muy exquisita la conclucion a la que has llegado.
Muy interesantes tus palabras.

Mai Puvin dijo...

Me sigue persiguiendo el pensamiento stalinista donde el arte necesariamente debe estar "asociado" a la política; o sea, a la gente, a todo lo que pasa y nos pasa. Reflejar y bajar línea en un solo paso.

Impecable tu definición, un placer enorme leerte.

Un abrazo. Espero tu visita por mi espacio.

P.D. Acá no hay engaño, realmente es un lugar mágico.

Leni dijo...

Es...Tan subjetivo¡
Yo creo,desde mi humilde opinión que el artista se enfrenta a dos incógnitas.
Un monólogo con si mismo..su obra.
Un diálogo (si quiere) con los demás.
Todo aquello que puede aprenderse,
la técnica,la métrica,la forma,el maquillaje...
Todo eso se puede aprender.
Pero como bién dices ,el surtidor
nace de uno.


Cuando me evado y siento cantar a las olas sé que solo soy eco.
Si eso lo consigue el mar.
¿Que no conseguirá el hombre?

Para mí el arte es lo que me conmueve.

Me gusta tu entrada.
Y el video.
Arte.

Beso

Leni dijo...

Por cierto.
Que acierto con la imagen de la entrada...
Emana el manantiál.

Y el video es hermoso.
Para mí el arte es hombre y mujer..
Beso

Anónimo dijo...

Hola, Prometeo, preciosa tu entrada. Me has recordado algo que leí hace un tiempo de Galeano.

Dizquedicen que había una vez dos amigos que estaban contemplando un cuadro. La pintura, obra de quién sabe quién, venía de China. Era un campo de flores en tiempo de cosecha. Uno de los dos amigos, quién sabe por qué, tenía la vista clavada en una mujer, una de las muchas mujeres que en el cuadro recogían amapolas en sus canastas. Ella llevaba el pelo suelto, llovido sobre los hombros. Por fin ella le devolvió la mirada, dejó caer su canasta, extendió los brazos y, quién sabe cómo, se lo llevó. El se dejó ir hacia quién sabe dónde, y con esa mujer pasó las noches y los días, quién sabe cuántos, hasta que un ventarrón lo arrancó de allí y lo devolvió a la sala donde su amigo seguía plantado ante el cuadro. Tan brevísima había sido aquella eternidad que el amigo ni se había dado cuenta de su ausencia. Y tampoco se había dado cuenta de que esa mujer, una de las muchas mujeres que en el cuadro recogían amapolas en sus canastas, llevaba, ahora, el pelo atado en la nuca.

"Los Juegos del Tiempo"



Besos
Alicia, una de los madriles

Prometeo dijo...

Hola Carla, muchas gracias y bien hallada.

Besos.

Prometeo dijo...

Hola Mai Puvin. Muchas gracias por la visita y por tus palabras. Claro, te visitará muy gustosamente.

Un abrazo.

Prometeo dijo...

Hola Leni. Eres un continuo murmullo de sensibilidad. Yo también creo que las personas tenemos mucho más de lo que se ha visto hasta ahora. De vez en cuando alguien da con esa veta por un espacio corto de tiempo y surgen cosas muy bonitas e interesantes. Como interesante es tu comentario: si el mar con su movimiento consigue ese eco, ¿qué no podríamos conseguir tú y yo?

Beso.

Prometeo dijo...

Hola Alicia, mi fan número uno de los madriles. Muy bonita y sugerente historia.

Un abrazo.

Leni dijo...

¿Un diálogo entre dos ecos?

Genial.
beso

Prometeo dijo...

Todo un reto. Eres valiente, no te retiras. Estaría bien. ya nos organizamos.

Beso.

eva- lazarzamora dijo...

Me encantô el morphing del vîdeo, es divino.
Hoy, se confunde el arte y al artista con toda una parafernalia espeluznante ya sea ideolôgica, polîtica o sencillamente lo llamarîa yo, puro marketing.

Te enlacé, pues me enlazaste, y de paso te comento.
Me gustô tu blog, y volveré, nos seguimos leyendo.

Un abrazo.

Prometeo dijo...

Muchas gracias, Eva. Nos leemos

Un abrazo