25 octubre 2005

Prometeo

"Prometeo encadenado por Vulcano", Dirck van Baburen, 1623.

Prometeo, según la mitología griega, fue un Titán que robó el fuego a los dioses para entregarlo a los humanos. A Prometeo también se le debe la medicina, la medida del tiempo y la navegación. Su osadía le valió ser encadenado por Hefesto, (quien cumplía órdenes de Zeus), a la cima de una montaña muy alta donde un águila le comería en la mañana el hígado que luego en la noche le crecería para, a la mañana siguiente, volver el águila a continuar con su torturante ciclo. Sin embargo, Prometeo conocía un secreto de Zeus y por este secreto Zeus no tuvo más salida que liberarlo.

El maestro de la tragedia griega, Esquilo fue el primero que presentó la figura de Prometeo como la encarnación de la libertad humana enfrentada con orgullo al destino. El fuego simboliza la vida, la energía, la inteligencia que mueve a los humanos, la esencia divina plantada en el hombre.

2 comentarios:

azpeitia dijo...

Bella imagen y mejor elección del nombre de tu blog...un abrazo de azpeitia

Prometeo dijo...

Repasando estas primeras entradas me doy cuenta de que no había reparado en sus comentarios, azpeitia. Muchas gracias.

Un abrazo