15 julio 2008

La bloguera más anciana del mundo


En el invierno del año 2000, casi al principio de la historia de las bitácoras abrió su primer blog. Contaba por aquél entonces 100 años. Se trataba de un sencillo diario donde desgranaba sus cuitas y aventuras. Con el tiempo se hizo una experta en el manejo de esta herramienta novedosa surgida a rebufo de Internet.

Olive fue una pionera en el uso de las nuevas tecnologías. Vertió gota a gota las experiencias de su larga vida en un blog que fue mejorando hasta convertirlo en un cálido y acogedor hogar. Podías llegar y quedarte una larga temporada y no te aburrías. Con el tiempo consiguió dominar también un sistema para comunicarse directamente con sus lectores que en correspondencia a sus mensajes de vídeos le enviaban también fotos, mensajes de voz y vídeos con comentarios sobre sus escritos además de contar sus propias correrías.

En el año 2008 Olive era toda una celebridad en Internet y su blog ocupaba los primeros puestos en las listas de las bitácoras más visitadas.

Cada día sus numerosos seguidores leían con fruición o escuchaban con verdadero interés las nuevas entradas al blog de Olive que venían repletas del inventario de nuevas aventuras y desventuras. Así ocurrió sin interrupción hasta junio de 2008.

El 14 de julio de 2008 y ante la preocupación general por su salud se extendió como la pólvora la noticia de la muerte de Olive, la bloguera más anciana del ciberespacio que falleció de muerte natural en Sydney, Australia a la edad de 108 años.

Y aquí es donde se desliza la ficción de manera solapada en los intersticios de la noticia. Lo cierto es que Olive había muerto en la primavera de 2005, según terminó por confesar una nieta de la anciana bloguera. ¿Quién estuvo enviando sin interrupción entradas a su blog por espacio de tres años? ¿Con qué propósito? La desazón escocía a sus miles de seguidores.

La nieta terminó de desvelar el misterio. Lo cierto es que Olive había utilizado un programa de ordenador que le permitía dosificar en el tiempo sus entradas, de manera que ella escribía compulsivamente y dejaba cada día un par de entradas más de las habituales las cuales se harían visibles en la red meses y aún años después. El programa había alcanzado tal nivel de perfección que era capaz de insertar cada día la noticia más destacada ocurrida en el mundo desde el servidor de una agencia con la que estaba asociada. Además y en el colmo de lo asombroso el sistema era capaz de adecuar los comentarios de Olive a la noticia del día de tal modo que no levantó sospechas entre sus seguidores que no fueron conscientes de su final hasta tres años después cuando se acabó la programación.

La última entrada a su blog anunciaba con su propia voz la desaparición de Olive y agradecía a sus lectores el cariño que había recibido de ellos.

(Homenaje a Olive Riley de quien se hace eco toda la prensa mundial. Descanse en paz.) 14-07-08


P.D. En el día de hoy se ha recibido en el blog un nuevo mensaje sorprendente de la propia Olive que agradece el cariño recibido.

(Noticia de Agencia del 27 de diciembre de 2010)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Bonita la historia de Olive que usted ha sabido llevarse al terreno de la literatura.

Besos

Luz

Prometeo dijo...

Efectivamente, Luz. La primera parte es un homenaje a la bloguera más anciana del mundo que falleció el día 14. Después tiré el carro por el pedregal e imaginé que las cosas ocurrieron de diferente manera.

Muchas gracias por estar ahí.

Besos, Luz.

mcarmen dijo...

Sorprendente historia, me ha encantado.
Besicos y buen finde.

Prometeo dijo...

Besicos, mcarmen.

azpeitia dijo...

Desconocía el hecho que me parece muy interesante e ilustrativo...gracias por tus desvelos por los demás...un abrazo de azpeitia