17 septiembre 2008

Esmeraldas



Habían acordado reunirse en el valle al amanecer. Se engalanaron con sus mantos de oro, cárdenos, púrpuras, carmesíes, y con sus túnicas de lino de una sola pieza cubiertas de topacios, esmeraldas, zafiros, diamantes, rubíes, ágatas, amatistas, berilos y jaspes.

Y la esperanza me miró y me dijo serena, sé prudente. Y la prudencia inclinándose hasta mi oído susurró: espera, nunca te rindas. Camino de justicia encontré a sabiduría que cuchicheaba: nada importa sino la fortaleza. Y fortaleza gritó: templanza, templanza...

Se adelantó la fe por una senda estrecha. Portaba un retoño de olivo entre sus manos, y dijo para sí: ama. Después irrumpió el amor como al acaso, y anegó la hondonada con su espíritu y pronunció con voz de terciopelo: ama y no temas; ama y no agobies; ama y no sepas; ama y no tiembles; ama, sólo ama…

Y el viento resopló con fuerza removiendo las túnicas, las piedras y el valle todo; y cayó sobre mi, humilde filamento de hierba, brizna de sangre verde, envoltura de sombras. Y humedecí de savia los tormos de la tierra…

4 comentarios:

Annabel M. Z. dijo...

Ama y no esperes respuesta. Ama y sufre, te ha faltado escribir. Esa es la realidad en algún momento, o al fin y al cabo para algunos.

Prometeo dijo...

Buenos días, Annabel. Es verdad que cada uno de nosotros llevamos unos preconceptos en la cabeza y de acuerdo a ellos interpretamos la realidad. Y también puede darse el caso de que uno no sepa expresar con toda su precisión lo que pretende transmitir.

Cada una de las "virtudes" llama la atención sobre otra virtud. Sin embargo el amor, que es el resumen y la culminación de todas, recomienda amor: es el ama y haz lo que quieras.

No se trata, por lo tanto, de ningún alegato en favor del sufrir y callar sino todo lo contrario.

Quienes habían acordado reunirse en el valle al amanecer lo hicieron con el objeto de dedicarle toda su atención a aquella brizna de sangre verde. Las virtudes tan sublimes y de tan alta "alcurnia" se inclinaron ante la brizna de hierba. Vinieron para elevar a ese simple filamento a la categoría que le corresponde.

Ese es el sentido cabal que tiene el escrito y todo otro malentendido se debe a una deficiente manera de expresar por mi parte.

Feliz día.

mcarmen dijo...

Me ha encantado.
Me hace recordar un libro que me gusta mucho de Henry Drummond traducido por Paulo Coelho que se llama "El don supremo".
Os regalo mi selección.
"Amar es la regla de las reglas".
"Pueden pasar años para que aprendáis a hablar en chino, en hindú o en cualquier otra lengua, pero desde el mismo momento de vuestra llegada, el lenguaje del amor os hará sentir su inconsciente elocuencia".
"El amor, ese don supremo, ese bien por excelencia, consiste en una amalgama de pequeñas acciones y virtudes cotidianas".
"Es necesario que sea el móvil de nuestra existencia que, durante nuestra breve estancia en este mundo, nos anime y nos dirija, la fuente de donde debe manar cada una de las palabras que pronunciemos, cada acto que acometamos, por muy trivial que pueda parecernos, cada una de esas pequeñas cosas que componen el total de nuestros días".
"El amor es la columna vertebral de la vida".
"Saber lo que es amar es saber lo que es vivir".
"No se debe perder ni una sola ocasión para intentar hacer feliz a los que nos rodean. Esta es sin duda alguna, la continua lucha de cada día, la victoria silenciosa pero no por ello menos real de aquel que posee un corazón que de verdad ama".
"El amor siempre está dispuesto a ver el lado positivo de las cosas y personas, explicándolas de la manera más favorable".
"Toda persona tiene a alguien a quien amar y a quien queremos volver a ver, con quien queremos estar y a quien nos gusta testimoniar nuestro afecto y sentir que somos correspondidos. Esta es la única razón por la que la vida se hace deseable. Amar y ser amado, aquí es donde reside la felicidad pues a pesar de todos los sufrimientos y desgracias que un hombre pueda soportar, siempre se hacen más llevaderos cuando se sabe que alguien te quiere. Siempre que uno tenga un amigo del que reciba y al que envíe su afecto, esta persona querrá vivir, pues vivir no es otra cosa que amar".

Besicos

Prometeo dijo...

Muchas gracias mcarmen por tu selección. Es muy interesante como todo lo que tú aportas.

Besicos.