29 abril 2009

Abril



El agua no tiene forma pero se adapta bien al perfil del cuenco que la contiene o del cauce que la encamina entre dos riberas.


Es imposible almacenar el mar en una botella y tampoco sirve de nada verter el agua de un vaso en un océano.


Las mil aguas de abril brotan de lo profundo, vuelan hasta el cielo y regresan para llenar cada recoveco de la tierra que la espera con ansia en un viaje que terminará mojándolo todo.

13 comentarios:

amor y libertad dijo...

que no nos falte esa fe

Annabel M. Z. dijo...

Tú el agua y yo la nieve, quizá en el fondo hablemos de lo mismo. ^^

Angel dijo...

Un saludo, pase por aquí, leí y me gusto.

Betty Cardona dijo...

Que hermosas palabras dirigidas a ese hermoso elemento de vida..! vine de visita y me quedo para seguirte...!!

Prometeo dijo...

Saludos,amor y libertad y gracias por la visita

Prometeo dijo...

Buenos días, Annabel. Sí, parece que estamos tocando las mismas teclas.

Saludos

Prometeo dijo...

Buenos días, Ángel. Gracias un saludo

alba* dijo...

Buenos días.

Así es es el ciclo de la vida, nada se destruye solo se transforma.

Me recordaste el título de una canción con tus dos últimas palabras.

Feliz despedida de Abril y comienzo de Mayo.

alba*

Prometeo dijo...

Muchas gracias Betty Cardona, eres muy amable. Bienvenida.

Besos

Prometeo dijo...

Buenos días, alba*.

Efectivamente es una alusión a esa canción porque también el mundo vegetal, etc., tiene sus maneras.

Besos

carmen dijo...

Bonitas palabras le dedicas al agua, Náufrago!

Un gusto leerte! Una honra el recibirte en "unsitiodiferente".

Hasta más ver y leer, poeta "acuático" de los momentos.

Un saludo!

Prometeo dijo...

Hola, carmen. Tú sí que eres una artista de la fotografía.

Saludos

Marcela dijo...

Nada más esencial que el agua. Nada más delicado y fuerte que el agua.
Lindo poema.
Un beso.